Publicado: 28 de Junio de 2017

A priori podemos pensar que nuestra actividad empresarial no es peligrosa y que los trabajos que realizamos nunca desembocarán en un accidente laboral, pero nada más lejos de la realidad.

Todas las empresas tienen la obligación de velar por la seguridad y la salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo. Para ello, la Ley impone al empresario una serie de obligaciones y responsabilidades que garantizarán la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.

Entre las principales obligaciones en prevención de riesgos laborales se encuentran:

  • Evaluar los riesgos y planificar la prevención.
  • Formar e informar a los trabajadores.
  • Vigilar la salud de los trabajadores.
  • Adoptar medidas en caso de urgencia.
  • Proteger a los colectivos de riesgos.
  • Etc ...

El incumplimiento por los empresarios de sus obligaciones en materia de prevención de riesgos laborales dará lugar a responsabilidades administrativas, civiles y penales por los daños y perjuicios que puedan derivarse de dicho incumplimiento.

Las infracciones en materia de prevención de riesgos laborales se categorizan en leves, graves y muy graves y las cuantías de las sanciones por incumplimiento en materia de prevención de riesgos laborales:

LEVES               Multas de 40 a 2.045 €

GRAVES            Multas de 2.046 a 40.985 €

MUY GRAVES   Multas de 40.986 a 819.780 €